20/11/12

prueba y error

Benja

Dos días antes de su cuarto cumpleaños Benja tuvo una idea, pero no se la dijo a nadie. Benja quería saber algo y sólo la experiencia le daría la respuesta.
En la casa estaban él, su hermana de seis años y sus papás. Ninguno de ellos iba a inhibirlo, pues tenía con todos la confianza suficiente como para hacerlos partícipe del experimento, de arriesgarlo todo sin temor al fracaso. Ellos no iban a quererlo menos si la cosa no salía como la esperaba.
Entonces empezó a saltar. Saltó. Saltó otra vez. Dio un salto cortito, uno hacia adelante y otro con más envión. Saltó lo más alto que sus piernitas delgadas le permitieron y siguió saltando un rato más sin dejarse vencer por la fatiga que la tarea le provocaba.
-¡Qué bien, Benja!, le dijo el papá pensando que quizás el niño buscaba llamar la atención y necesitaba algunos aplausos, ¡qué bien!.
Pero Benja no pretendía recibir halagos.
Con la respiración agitada y en su media lengua se reconoció vencido y lamentó: ¡No puedo volar!

7 comentarios:

  1. ¡Qué tierno!
    Y siempre queremos volar...
    Beso grande, Sabimamá.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaj ese es mi ahijado!!

    ResponderEliminar
  3. Na sí, lo que vamos perdiendo con los años son los sueños! Aprendamos de Benja!

    ResponderEliminar
  4. Todavía sueño con volar. Todavía tengo fresca en la memoria la tarde en que me di cuenta que nunca iba a poder hacerlo, y la terquedad con que me empeciné en ignorar esa revelación para poder, al menos, retener los sueños.
    Entiendo mucho a Benja!

    ResponderEliminar

Yo también me suspendo con lo que decís