1/6/14

de criollas, dancing y urquizo

Todos los días se aprende algo nuevo. Alguien nos sentenció con esa premisa una vez y desde entonces nadie la cuestiona; por el contrario, se la repite como al Padrenuestro, sin detenerse a pensar demasiado en lo que se está diciendo. ¿De verdad aprendemos algo nuevo todos los días? No se, es probable, incluso que aprendamos más de una sola cosa por día, como también puede que pasen días sin que aportemos demasiado a nuestro capital intelectual. Depende. De lo que sí estoy convencida es de que todos los días ocurren hechos suspensivos. Vivimos a mil y no tenemos tiempo para detenernos en aquella pavadita que nos llamó la atención, que nos causó sorpresa y que por un ratito nos sacó de donde estábamos y nos elevó. Seguimos de largo.
Borges lo dijo mejor: “Entre cada tarde y cada mañana ocurren hechos que es una vergüenza ignorar”.
Sin conocer esta frase y sin estar demasiado convencida de tener material, hace cinco años armé este blog con la idea de escribir sobre esos mundos lo suficientemente poderosos como para suspenderme, pero sin ese carácter de cosa pública que tienen los hechos que son convertidos en noticias. Y acá me veo, bastante más grandecita que en el abril del 2009, medianamente convencida de que todos los días aprendemos algo.
Ayer, por dar un ejemplo, aprendí que si una quiere mandarinas no basta con ir a la frutería y pedir mandarinas, porque hay varios tipos de mandarinas y no valen todos lo mismo. Ayer aprendí que en lo de Chiche pueden conseguirse mandarinas "dancing", "urquizo" y "criollas". Las dancing son de un naranja hermosamente brilloso, las criollas tienen la piel finita y pegadita al cuerpo, mientras que las urquizo son esas más fáciles de pelar porque la cáscara está como suelta, como ropa que le queda grande.


8 comentarios:

  1. Me imagino a la gente de campo llenando cajones de " Dancing" rumeando: " - Mirá como le dicen ahora, antes eran "las comune" o "las campiona".

    ResponderEliminar
  2. Prefiero MIL las criollas, esas bien hediondas, que te dejan el olor impregnado en los dedos y en la memoria hasta bastante después de que las comiste :)
    Hermoso post y que sigamos suspendiéndonos juntas!

    ResponderEliminar
  3. Ídem Cassandra! Me encantan las criollas entonces. Aunque para mi siempre fueron: las mandarinas que se compran y las mandarinas del árbol de la abu.

    Besos! Amo tu mundo y estos mundos :)

    ResponderEliminar
  4. A mí una vez un frutero me dijo que las criollas eran esas que tienen semilla y el palito con las hojitas. (Marbot desde la cuenta de Martina)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decime que eras un niño en ese entonces.

      Eliminar
  5. Dancy, okitsu serian esas variedades... Recuerdo a mi padre dictandome estos nombres para completar algunas planillas que tiene que tener el encargado de la quinta de citrus. Me era extraño escucharlas y que supiera cómo se escribían cuando nunca se la escuchaba decir comunmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El chico de la verdulería me dijo que se escribía "dancy", y luego me escribió para decirme que eran "dancing", debe haber algo propio de la oralidad que fue deformando la cosa.

      Eliminar
  6. Criollas para mi!y si son de esas recien sacadas del arbol para comerlas a la siesta al solcito otoñal mucho mejor!

    ResponderEliminar

Yo también me suspendo con lo que decís